El vínculo y el tercer espacio

Al vincularnos con otro ser humano construimos un tercer espacio de relación que no es ni tú ni yo. Se manifiesta un proceso alquímico, o posibilidad mágica, que permite crear un espacio nuevo de relación.  Ese tercer espacio producto del encuentro llamado “vínculo” posibilita construir en conjunto una nueva realidad rica y nutritiva donde germina todo aquello que decide poner cada uno. El tercer espacio puede tener infinitas características y posibilidades cómo individualidades lo creen, y porta en si mismo comunicación, interacción y neutralidad. Se trata de un espacio trinitario donde la dualidad se encuentra con la potencialidad de generar inteligencia. El tercer espacio nos da la posibilidad de evolucionar al desapegarnos del ego y dar prioridad a un espacio común. Allí emergen nuevos talentos individuales que sólo descubriremos a través del vínculo. Este encuentro da origen a la constitución de una realidad única e irrepetible. Abrirse a esta experiencia con un otro, desde la conciencia de estar co-creando un nuevo universo, me ayudará a relacionarme genuinamente.



Hoy es: 18 Febrero 2018