La inteligencia espiritual

Esta es nuestra inteligencia primordial, aquella con la cual enfrentamos y damos respuesta a los problemas de significado y valores en nuestra vida. Es aquella inteligencia con la que observamos nuestro proceso de vida en un contexto de totalidad y unidad, dejamos lo lineal y entramos en lo esférico de cada acto. La Inteligencia Espiritual es aquella inteligencia con la que tomamos decisiones que otorgan alto valor al curso de nuestra vida, con un alto nivel de satisfacción interna y en íntima relación y beneficio de quiénes nos rodean o de nuestra comunidad. El desarrollo de la Inteligencia Espiritual es un desafío propio del ser humano, en la búsqueda por integrar cualidades y virtudes que nos permitan contribuir a una sociedad más colaborativa, despierta, responsable y consciente. Presentamos aquí algunos atributos esenciales para estimular la Inteligencia Espiritual:

1. La flexibilidad para el desarrollo de la inclusión, donde la diversidad nos muestra y enriquece el todo.

2. El autoconocimiento para la regulación y administración de nosotros mismos. Y la comprensión profunda de los demás.

3. La capacidad de enfrentar el dolor y aprender del sufrimiento, donde todo lo que vivimos trae implícito una enseñanza.

4. Vivir la vida desde la inspiración en ideas y valores humanos nos ayuda a construir una sociedad más justa y amorosa.

5. Rechazar el daño a otros seres vivos y a nuestra Tierra porque somos conscientes del sufrimiento ajeno y sentimos junto con los otros.

6. La búsqueda de la integridad. La integridad emerge al alinear nuestra mente con nuestro corazón y al experimentar coherencia entre lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos.

7. La vida en el servicio. El objetivo último del viaje espiritual no es la iluminación, la liberación o la felicidad personal, sino el poder de la sabiduría para servir a los demás.

 



Hoy es: 20 Abril 2018