Silencio Interior

Dejar de identificarnos con la idea de que somos sólo cuerpo físico o forma externa es el inicio del camino hacia la exploración del espacio interior. Debido a la acelerada vida moderna en las ciudades, estamos más del 70% del tiempo del día focalizados en el cuerpo mental a través de nuestros pensamientos, lo que nos desconecta del cuerpo físico, emocional y espiritual, provocando un desequilibrio en la armonía natural y alterando el flujo de energía regeneradora de vida que necesitamos como seres humanos. Aprender técnicas de respiración, alineación interna y meditación nos permite ser testigos y no víctimas de los pensamientos, las emociones y el ego, disminuyendo la sensación de estrés, carga y angustia asociados a éstos. Desarrollar el hábito de producir espacios de silencio para llevar la mirada hacia el interior es una práctica milenaria que nos permite soltar, descansar y recibir, de manera de conectarnos con la fuente regenerativa o esencia de la vida que aporta energía, sentido de trascendencia y bienestar.

 



Hoy es: 13 Noviembre 2018