Sintonizarnos con el corazón

El corazón tiene inteligencia, ésta es de alta velocidad y de naturaleza intuitiva, y permanentemente nos da la guía que necesitamos para la toma de decisiones. Como órgano, el corazón comanda procesos biológicos, fisiológicos y hormonales. En investigaciones recientes se ha demostrado que posee alrededor de 40.000 neuronas y que su campo electromagnético nos envuelve en 360 grados. Este campo varía de acuerdo a nuestro bienestar. Si nos encontramos angustiados y en contradicción interna las ondas electromagnéticas se ven caóticas y desorganizadas. En cambio, la sensación de armonía en el corazón irradia bienestar y salud a todos los órganos y sistemas del cuerpo humano.

En la medida en que exista mayor coherencia y armonía en nuestro corazón mayor será nuestro bienestar. Conectar con emociones, pensamientos y recuerdos positivos de nuestra vida posibilita el ordenamiento del campo electromagnético del corazón. De la misma manera, los registros de integridad y coherencia interna (pensar, sentir y actuar en la misma dirección) permiten liberar la angustia acumulada en el corazón.

Al aprender a administrar estas señales, de caóticas a coherentes, se  produce una apertura en el corazón que vacía la mente. Esta claridad nos permite experimentarnos más profundamente. Nuestra percepción se amplía y clarifica, y nos hacemos más conscientes de lo que sentimos y de lo que pensamos. El corazón nos acompaña día a día en el viaje de ir develando la realidad. Debemos venerarlo cómo lo hacían los antiguos sabios, como una herramienta para conectarnos con nuestra sabiduría.



Hoy es: 20 Abril 2018