Hypatia de Alejandría

 

Hypatia fue la primera mujer que hizo contribuciones sustanciales al desarrollo de las matemáticas. Nació alrededor del año 370 en Alejandría. Su padre fue un prominente matemático y astrónomo llamado Teón, quien la educó en un ambiente de pensamiento científico-filosófico decidido a que se convirtiera en ‘un ser humano perfecto’ (en una época en que las mujeres eran consideradas seres inferiores) estimulando en ella una preparación física e intelectual intensa a fin de asegurarle un cuerpo saludable y una mente lúcida.

 

Teón instruyó a su hija en el conocimiento de las diferentes religiones del mundo, en las filosofías de los clásicos griegos, en el dominio de la lógica y la oratoria, así como en los principios del aprendizaje y del arte de la enseñanza, lo cual la convirtió en una gran maestra de matemáticas, filosofía, astronomía y mecánica. Enseñaba a miembros de todas las religiones y fue ‘oficialmente nombrada para explicar las doctrinas de Platón y Aristóteles’. Los estudiantes venían de otras ciudades a Alejandría para asistir a las clases de Hypatia. La mayoría de sus escritos fueron libros de texto para sus estudiantes. Ninguno ha permanecido intacto, pero diversos fragmentos de su obra están incorporados en los tratados existentes de Teón, con quien compartía la escritura.

 

Hay alguna información sobre sus talentos en las cartas de su discípulo Sinesio de Cirene, cristiano rico y poderoso, obispo de la ciudad Ptolemaica. Asistió a su padre, Teón, en la escritura de los once volúmenes de su “Comentario al Almagest” célebre obra astronómica de Ptolomeo. También compartió con él la producción de una nueva versión de los “Elementos de Euclides” que generaciones de griegos usaron ampliamente; escribió “Comentarios sobre la Aritmética de Diofanto” y “Comentarios sobre las Cónicas de Apolonio”. Algunos epistemólogos recientes y contemporáneos consideran que el trabajo matemático más importante de Hypatia es su “Comentario sobre la Aritmética de Diofanto” (el padre del Algebra) en 13 tomos. También desarrolló soluciones para las ecuaciones indeterminadas y trabajó con ecuaciones cuadráticas.

 

faro-de-alejandria-ii

 

 

Por otra parte, dictaba clases de filosofía, enseñando de modo especial la Filosofía Neoplatónica. Hypatia basaba sus teorías en las de Plotino, el fundador del Neoplatonismo, y de Iámblico, uno de los pensadores más amplios de esa vertiente filosófica del año 300. Además de la Filosofía y la Matemática, a Hypatia le interesaron la Mecánica y la Tecnología. En las cartas a Sinesio están incluidos sus diseños para varios instrumentos científicos, incluyendo un astrolabio plano. También desarrolló un aparato para la destilación del agua, un hidrómetro graduado de latón para medir el nivel del agua y un densímetro, instrumento para determinar la densidad específica de los líquidos.

 

Hypatia llegó a sintetizar la ciencia y la filosofía en sus prácticas de enseñanza, lo que los primeros cristianos identificaban como paganismo. Sin embargo, entre los alumnos a los que enseñó había muchos cristianos importantes. Uno de ellos, ya mencionado, es Sinesio de Cirene, quien después sería obispo de Termópolis. Se conservan muchas de las cartas que Sinesio escribió a Hypatia y vemos en ellas a alguien que estaba lleno de admiración y respeto por las habilidades científicas y didácticas de Hypatia.

 

En el año 412, Cirilo se convirtió en patriarca (Arzobispo) de Alejandría. Sin embargo, el prefecto (Gobernador) romano de Alejandría era Orestes y ambos se convirtieron en acérrimos rivales en la eterna lucha por el poder político y el control social entre la Iglesia y el Estado. Hypatia era amiga y asesora de Orestes y esto, junto con los prejuicios contra sus posiciones filosóficas laicas, consideradas paganas por los cristianos, hicieron que Hypatia se convirtiera en el punto central de las luchas entre cristianos y no-cristianos. Por su elocuencia y autoridad logró una influencia tal que la cristiandad se sintió amenazada. La naciente Iglesia Cristiana estaba consolidando su poder e intentando “extirpar” la influencia de la cultura pagana (politeísta, en especial, griega).

 

HypatiaHypatia quedó en el epicentro de estas poderosas fuerzas sociales. Cirilo, Arzobispo de Alejandría, la despreciaba por la estrecha amistad que ella mantenía con Orestes, gobernador romano y ex alumno de Hypatia, y porque ella era un símbolo de la cultura clásica y la ciencia pluralista, que la Iglesia calificaba de herejía.

 

A pesar del riesgo que suponía, Hypatia continuó enseñando y publicando, hasta que en marzo del año 415, cuando iba a trabajar, cayó en manos de una turba fanática de feligreses de Cirilo. La arrancaron del carruaje, rompieron sus vestidos, la arrastraron atada al carruaje hasta la iglesia de Cesárea y, armados con conchas marinas, la despedazaron. Los restos de su cuerpo fueron quemados, reducidos a cenizas y eliminados, sus obras destruidas y su nombre olvidado. Luego, Cirilo fue canonizado y proclamado santo.  La intolerancia fanática de la época no aceptó que una mujer pensara por sí misma, fuera independiente, no creyera en dogmas, ni aceptara imposiciones jerárquicas. Hypatia creía en la capacidad de la humanidad para pensar, comprender y transformar el mundo que le rodea.

 

Prof. Carlos Trapani

 
Hoy es: 18 Febrero 2018